Buscar este blog

lunes, 10 de febrero de 2014

Perdonen por ser tan guapo


Un Clavo al Ataúd
Erwin S. Bárcenas Oliveros y su costa azul.

El mundo de la música  infiere y de muchas maneras educa y es parte de la formación de nosotros como personas, nos define ante todos, desde las formas de vestir y peinarse, hasta nuestro lenguaje y afortunada como desafortunadamente, nuestro modo de pensar.

Metaleros semos y de la cumbia hablamos, De la música clásica  a la clásica música de fiesta de XVI años, del Jazz, el Blues y el Chachachá al Allegro Molto Vivace, la cumbia villera y el Sexo, drogas y Rock´n Roll. La variedad es tan basta como las voces que interpretan cada uno de los géneros y subgéneros, variantes, tonalidades y matices de voz que las interpretan. Hoy abordare esto sobre dos géneros, dos temas, dos formas de ver las cosas, de entender la vida, de generar una filosofía sobre la confianza o el derrotismo.

La música pop de amplio consumo, la "Mainstream", esa que todos los chicos in, fresas, de gran mercado, que escuchan rolas pop, Alex Sintek, Arjona, Juanes, Camila, Reik, por mencionar algunos, letras lacrimógenas, corta venas, de sufrimientos básicos, de desamores, de fracasos y añoranzas, perdidas dolorosas de "El amor de mi vida" que llegan a nuestras vidas, regularmente, como cada disco de este grueso mercado del Pop.

Letras que por su gran distribución, programación constante en la radio, televisión, internet, descargas, se vuelven éxitos; letras que hablan sobre la "perdida del amor", el abandono de los sueños, la esperanza de encontrar un "amor nuevo", la lucha por no renunciar al actual. Letras que hablan de derrotismo tácito en la cultura del mexicano, que al escucharlas, se siente en la moda, identificado en el hit, en el triunfalismo de la decepción amorosa como definida de una personalidad ofrendada al "Sufro como Pepe el Toro". Vaya,  lo actual, lo de hoy y lo de siempre, es lo socialmente aceptable, es cantarle al fracaso y a la incapacidad en lo sentimental, al dolor y a la esperanza lejana como la constante para ser del "Gente Bonita", ahora, tomare unas estrofas de la canción "Mientes" del grupo Camila para ejemplificar mi punto: 
 
Tú Llegaste a mi vida para enseñarme, 
tú, supiste encenderme y luego apagarme, 
tú, te hiciste indispensable para mi y... y... 

Y con los ojos cerrados te seguí, 
si yo busqué dolor lo conseguí, 
no eres la persona que pensé, que creí, que pedí. 

Mientes, me haces daño y luego te arrepientes 
ya no tiene caso que lo intentes 
no me quedan ganas de sentir 

Ahora, contraejemplo, quiero rescatar una sola canción, de una sólo exponente, pero cuya linea puede ser encontrada en varios más, canciones sobre la seguridad de ser feo pero suertudo, del que a pesar de estar pobre, puede ser el galán que el país estaba esperando, lo cual es raro al entenderse que lo "de moda" es ser el que sufre, el abatido, ser el débil en una sociedad donde el débil es más querido, protegido. El hombre feo pero seguro, el que poco le importa el que opina esa sociedad, es mal visto, no sigue los lineamientos que lo correcto o el medio promueve, es considerado naco, corriente, vulgar, ¿cómo puede haber tipos así?, seguros de ellos, confiados, buscando el éxito no solo en una, si no en todas las mujeres, ¿cómo puede encajar eso en una cultura del dolido? ¿del que se desgarra cantando comiendose un panqué? ¡¿Cómo en el nombre de Luis Miguel?!

Termino mi punto, cierro mi texto colocando las primeras estrofas de una canción del silogismo "Si el amor es ciego, Rigo es amor", ejemplo del tipo seguro, del que no le importa el que dirán, si no el como lograr conquistar, del que necesitamos más estos días, del que ya casi no hay en un país de corazones y almas quebrantados:

Perdóname mi amor por ser tan guapo, 
simplemente es un regalo Celestial, 
que quieres las mujeres me persiguen 
me han convertido en su objeto sexual. 

Perdóname mi amor por ser tan guapo, 
inexplicable lo que tengo que sufrir 
las mujeres me seducen me enamoran 
yo simplemente me tengo que dejar. 

Si supieras por ahí 
lo que tengo que sufrir con tantas mujeres 
que me quieren conquistar 
y que quieren disfrutar de mis placeres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada